agosto 30, 2007

Hastíos

Cuando sea viejo no me habré hastiado de la vida, me dice en tono sarcástico Rogelio.
El macho cabrío de las historias de nuestra adolescencia. Siempre mirando el culo a las mujeres con su colección de películas porno y su diamantado cuaderno de apuntes orgiásticos.
- Fabuloso, le respondo.
- Pero te morirás al día siguiente que se duerman tus pelotas.
Rogelio me miró largamente y después su furia se contuvo en un insulto.
Al rato me desdije. Rogelio podría morir instantáneamente después que sus pelotas se arrugen agónicamente.
Mis hastíos son otros, querida, me dije pensando en ti. Te adoro hasta el desequilibrio.

6 comentarios:

Rain en ZQ. dijo...

Condensado el sentido. Bueno, en las últimas líneas hay una elipsis, ¿sí?.

.....


(Esta noche vi un film terrible...y sigo con la papelería)
:)

tzarel dijo...

Mis pausas responden a largas travesías. Cuando llego a ciudad dadá, es como si tomara agua fresca.
¡Hola!

Profundistas dijo...

Dadaísta, serán los hastíos un refinamiento del suicidio?.
Te invitamos a conocer un abismo.

Profundistas.

tzarel dijo...

Hacia ese abismo iré Profundistas. Saludos tzarelianos.

Cofradía Del Sacratísimo Horrísono: Gangrenada X. dijo...

Chasquean maxilares después de mascar tanto la misma goma.
Refinamiento? azucar?
qué chiste "existir"

tzarel dijo...

Recurrencias y degustamientos. Onanismos verbales con ínfulas dadás no son para mí. Dadá flota en cada cosa, palabra, negación, quiebre, caída, ascenso, mierda, contraste.